Pasar al contenido principal

En lo público contribuir no es suficiente, se debe impactar.

Fredy Gómez

Profesor de Planificación del Desarrollo

Proveer bienes y servicios es valioso, pero lo es más si se generan cambios trascendentales. Generalmente las políticas, los planes, los presupuestos, los programas y los proyectos (5P) generan entregables a la población, ejemplos de ello serían transferencias condicionadas, directrices de ordenamiento territorial y obras específicas, como puentes o carreteras, de dicha cuenta hay “entregables” en estas 5P. ¿Qué pasa con ellas? ¿Han causado una reducción de la pobreza? ¿Han mejorado la calidad de vida en las ciudades? ¿las obras han mejorado el comercio, la asistencia escolar, el acceso a servicios públicos?  Evaluar el impacto es obligatorio para responder estas preguntas, lo cual implica avanzar del contribuir al impactar.

Hemos heredado un enfoque de contribución que con 70 años debe sustituirse.

Dado el estado del arte, los antiguos gerentes públicos enfatizaban en los entregables pues se suponía que poco se podía hacer por asegurar el cambio de comportamiento (resultados) y que el impacto era algo que ocurriría en el largo plazo, de ahí se que se “relajaba” el logro de resultados (propósito) y se hablaba de contribuir a un fin mayor.  En este marco, si se habilitase y construyese un centro de cuidado a mujeres violentadas/sobrevivientes de violencia, poco se podría decir si, al operar, efectivamente se reduciría la violencia; de igual modo, si se construyese un centro de capacitación para transferir habilidades a las juventudes, poco se podría decir si éste causa o no aumentos de empleo e ingresos.

Una cualidad del enfoque de contribución es que se lee de “abajo hacía arriba”, es decir se planifican actividades para lograr productos y luego estos se “asocian” a la contribución y al fin último, si bien es recomendable un enfoque de “abajo hacia arriba” es más importante iniciar con un enfoque de “arriba hacia abajo” dando el peso a los resultados/impactos.

Establecer el impacto debiese ser ineludible

En los últimos 20 años la agenda de medición de impacto ha crecido exponencialmente brindando mejores brillos a la gerencia, tanto en elegir alternativas como en determinar impacto. En términos de alternativas, por ejemplo, Dufflo muestra cuales son las intervenciones que producen más años adicionales de estudio, para una inversión de $100, como se indica en la gráfica siguiente.

 

1 

En términos de medición de impacto de intervenciones, la literatura es amplia, por ejemplo, Carpio y coautores (2016) realizan una evaluación de las transferencias condiciones en Nicaragua y su efecto en el trabajo infantil encontrando reducciones en trabajos en casa por parte de la niñez; al igual que en el caso de Nicaragua, en la mayoría de países se ha evaluado el cumplimiento de las condiciones, como serían la asistencia a escuela o al centro de salud. En Yemen se estableció un programa de transferencia para mejorar la nutrición en grupos de mujeres, Figueroa y coautores (2017) encontraron que dicha intervención amplió la probabilidad de alimentación de acuerdo a estándares alimenticios en un 16.7% después de 6 meses, el impacto se estimó también en condiciones de consumo de agua y lactancia materna; las estimaciones se realizaron con un experimento controlado. Cohen y Coautores (2017) van un poco más allá de los casos anteriores y evalúa el impacto de pequeños “impulsos” encontrando que ambas intervenciones ayudaban a que mujeres cumplieran no solo la condición de asistir a control médico sino a seleccionar servicios de mayor calidad[1].

 

Con bastante precisión, hoy sabemos el impacto de la construcción de infraestructura o la capacitación en variables del desarrollo como la asistencia a clases, la reducción de la mortalidad o la generación de ingresos, por ejemplo. La literatura de evaluación de impacto permite a la gerencia la búsqueda del mayor valor posible, al menor costo, yendo más allá de realizar proyectos que solo busquen contribuir a un fin.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

[1] Gómez 2024. Notas en Desarrollo, material del curso de planificación del desarrollo. USAC.

Escribenos

De forma constante, Cardinal®  busca talento en curación de contenido y datos. Si te consideras experto en dichas actividades, puedes formar parte de nuestra base de datos y en caso se active un proceso se te contactará. El formulario lo encuentras en la parte superior.