Pasar al contenido principal

Las Canastas Básicas Alimentarias -CBAs- de Juan Lee. En memoria.

Las Canastas Básicas Alimentarias -CBAs- de Juan Lee. En memoria.

Por Fredy Gómez

Veintitrés años y cuatro intentos fueron necesarios para actualizar la Canasta Básica Alimentaria (CBA) de Guatemala, en el año 2017, el primer intento fue 2003, el segundo 2011 y el tercero en 2015. Juan Lee, nutricionista, con larga trayectoria en el país, fue parte de esta historia estadística, con la paciencia y la necedad técnica que le caracterizaba. Con su deceso físico, en el año 2021, el país perdió uno de los pocos especialistas en el tema de CBA. En sintonía con el mismo tono de nuestras discusiones durante aquellas largas jornadas de trabajo, estas líneas van a su memoria.

¿El para qué de una CBA?

Conforme los países avanzan en sus políticas de salud y aumentan sus ingresos, los instrumentos y las herramientas técnicas se van adecuado, por ejemplo cuando se dispone de políticas sociales universales y seguridad alimentaria, y se ha superado la muerte provocada por desnutrición, es posible que se requiera una CBA enfocada a lo que la sociedad debería consumir, lo cual ocurre cuando hay variedad y disponibilidad de alimentos para tales fines; en contra parte, en una sociedad en que aún se padece de hambre por amplios grupos de la población, es posible que urja conocer la disponibilidad de alimentos y la variación de precios de los principales alimentos y con ello evitar hambrunas y muertes. Entre varias opciones, Juan, junto al equipo, respaldó la necesidad de continuar con una CBA “positiva o económica”, enfocada a investigar los patrones alimentarios actuales de las personas y con ello costear la misma, considerando que aún el país adolece ampliamente del flagelo de la desnutrición y se requieren instrumentos mínimos como la CBA y  la hoja de balance de alimentos.  

0

La estructura económica y de la población determina el requerimiento energético

En una sociedad, la población joven tendrá un requerimiento energético más alto que en otra más envejecida, así como una población dedicada a la agricultura, con uso intensivo de mano de obra, tendrá un requerimiento energético más alto que una dedica a los servicios y uso intensivo de capital o tecnología, manteniendo el resto de cosas constantes. Para el equipo, Juan ilustró sobre los Requerimiento Humanos Energéticos de FAO/OMS y de como estos variaban entre grandes grupos de edad y su nivel de actividad, una distinción especial debió hacerse para pesar el número de mujeres lactantes, pues es sabido que, en dicho estado, las mujeres requieren un nivel energético mayor. La metodología permitió estimar un requerimiento energético de 2262 calorías y Juanito evaluó dicho valor respecto a sociedades con estructuras parecidas, tanto de actividad económica como de estructura poblacional. Los insumos técnicos de población y encuestas de hogares permitieron proveer los insumos para tal efecto.

La selección de alimento relevantes en la CBA

1

Las personas y los hogares deciden todos los días sus patrones de consumo, así cuando sube el precio de la carne de res, podría decidir consumir pollo, por ejemplo; dado que se tienen millones de personas decidiendo entre cientos de alimentos, debió seleccionarse aquellos alimentos que permitieran, en promedio, cumplir el requerimiento energético. El equipo estableció datos provenientes de las encuestas de hogares y, sobre ello, Juan y el equipo estableció un conjunto candidato de alimentos que cumplían los criterios de: i) frecuencia de consumo, es decir que un conjunto amplio de hogares lo consumiera, ii) importancia en el total de gasto, y, iii) gasto diario, ¿puede haber más criterios? Efectivamente puede haber, y aquí es donde importa el juicio del experto, pues en las palabras de Juanito no podría pasar que el patrón de consumo relevante fuera de todas las carnes o, o que las hierbas ocupasen un alto porcentaje además de saber el margen de maniobra entre la selección entre tipos de alimentos y sus variedades. La aplicación de los criterios y las decisiones de grupo produjeron una selección colegiada con los criterios de referencia. Toda la documentación esta disponible en el sitio del Instituto Nacional de Estadística.

La actividad más intensa del nutricionista

2

Dada la selección de alimentos, corresponde determinar el equivalente de gramos consumidos por alimento, así como determinar la porción consumible de ellos, las calorías de dicha potencial ingesta y luego expresar estos de forma consistente con el requerimiento energético, algo que Juanito pudo hacer con bastante facilidad, con el apoyo cuantitativo de todo el equipo. La determinación final de los gramos consumidos por alimento también debió ser evaluada en función de grasas, carbohidratos y proteínas.

¿Por qué Juanito pudo lograrlo al fin?

Hubo un tiempo en que el que hacer del sector público se basaba fuertemente en la estadística y se comandaba por científicos de primera línea, el efecto de ello perdura aún. El INCAP fue un hijo de la revolución, generado por las autoridades de salud de los países y el apoyo del MIT de los Estados Unidos de América, iniciando sus operaciones en el Jardín Botánico de San Carlos y luego en el hospital Roosevelt, la primera camada de personas entrenadas en el MIT incluyó a Marina Flores, quien después fue referente para Juanito, al ser egresado de la III promoción de estudios de nutrición den dicho instituto.  En nuestra primera reunión nos reconocimos y me contó el haber trabajado con varios colegas en un centro de investigación, en Sesan, en INCAP, en INE, y en nuestra querida Segeplan; no hablamos casi nada de canasta y el tiempo se nos fue hablando de los gloriosos tiempos de la integración centroamericana, en estudios de nutrición y en conversar sobre la Política Nacional de Seguridad Alimentaria.

3

Previo a las reuniones de trabajo, acostumbrábamos tomar un tiempo para hablar sobre la historia de la institucionalidad para abordar la desnutrición en Guatemala, tuvimos la oportunidad de publicar un  artículo de su autoría en la revista del Sistema Estadístico Nacional se sintió tan feliz.  Cuando se tiene un compromiso se tiene un motor que no descansa, no se ve tiene ansiedad ni estrés por llegar a la meta, pues esta se forja cada día, y Juan, aún a su edad, en aquellas jornadas nocturnas, en aquel mítico edificio de la zona uno de la capital de Guatemala, supo brindar un enorme aporte a este país en que mueren niñas y niños de hambre. El comunicado del deceso del INCAP Juanito resaltó fue un “Profesional Integro y comprometido con la nutrición, amigo leal de sus compañeras y compañeros de estudio y trabajo” su trabajo perdura pues ¡Las personas viven mientras son recordadas ¡

Escribenos

De forma constante, Cardinal®  busca talento en curación de contenido y datos. Si te consideras experto en dichas actividades, puedes formar parte de nuestra base de datos y en caso se active un proceso se te contactará. El formulario lo encuentras en la parte superior.